Columna publicada en El Independiente el 11 de diciembre de 2017, y firmada por Javier Íscar como candidato a Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM). El 13 de diciembre, miércoles, más de 77.000 colegiados pueden participar en las elecciones ICAM para elegir con su voto al nuevo Decano o Decana. Link al original: ¿Eres abogado en Madrid? El 13 de diciembre tú votas y decides.

Las elecciones son un proceso de toma de decisiones en el que los electores eligen, con su voto, entre una pluralidad de candidatos, a quiénes ocuparán los cargos en una democracia representativa. El 13 de diciembre, miércoles, más de 77.000 colegiados (44.000 ejercientes y 33.000 no ejercientes) elegirán con su voto -doble en el caso de los ejercientes- al que será Decano o Decana y 14 diputados del Colegio de Abogados de Madrid los próximos 5 años.

Elecciones ICAM: los abogados decidimos con nuestro voto quién va a representarnos

Es decir, cada 5 años, los abogados decidimos con nuestro voto quién va a representarnos, que es tanto como decir quién va a defender a todos los abogados de Madrid ante el Ministerio de Justicia, ante la Comunidad de Madrid, ante Ayuntamientos, ante Instituciones públicas o privadas y, en definitiva, quién será la voz de una profesión tan importante, relevante e influyente.

Sin embargo, la participación siempre ha estado en torno al 10%, salvo en la ‘cifra récord’ de las elecciones de 2012 que, con un 12,9%, supuso un cambio histórico con la incontestable victoria de Sonia Gumpert. Y en aquel día decidimos el rumbo de nuestro Colegio. Muy posiblemente el rumbo de nuestra profesión.

El próximo miércoles marcará los siguientes cinco años de vida colegial. Diez horas de votaciones que determinarán:

  • quiénes se enfrentarán a los retos más inmediatos de la Abogacía,
  • quiénes elegirán quién liderará la lucha por el derecho de defensa, por el secreto profesional,
  • quién será bandera y cruzada por un Turno de Oficio digno,
  • quién será implacable ante la amenaza de una Ley de Colegios Profesionales
  • o quién bajará a la arena exigiendo respeto a la profesión,
  • quién será el escudo ante los que quieren apropiarse para sí de la dignidad y transparencia, valores que están en el ADN de nuestra profesión y de la Institución.

En unas pocas horas, nuestro voto decidirá quién alzará la voz en nombre de todos los abogados y quién jamás permitirá que se ponga en duda quiénes somos y lo que representamos en la sociedad. Aquél que en nombre de todos se partirá el cobre por la profesión más maravillosa del mundo, pilar del Derecho Fundamental de Defensa en el que descansa el Estado de Derecho, la Libertad, y el respeto a la Ley y a la Constitución.

¿Acaso no merece la pena dedicarnos ese día? ¿Acaso no debemos pensar, reflexionar, estudiar y decidir entre los distintos candidatos? ¿No deberíamos conocer sus logros y programas? ¿Se puede prestar un voto ante una decisión de tal magnitud para nuestra profesión?

Yo digo que pongamos en valor nuestra profesión también desde el ejercicio tan relevante como el de decidir quién nos va a representar los próximos cinco años. Es nuestro día, el día de los abogados de Madrid. Yo creo que merece la pena no solo ir a votar y que seamos muchos, sino también pensar a quién debemos votar.

Hace cinco años vivimos un hito en los más de 420 de historia colegial que llevó a Sonia Gumpert y a ‘su’ Junta de Gobierno a cambiar la forma de gestionar la Institución y a llevar el Colegio hasta cada rincón de los miles de colegiados que representamos. Me siento orgulloso de haber sido parte de su equipo y de haber llevado al Colegio a un cambio exigido y necesario.

Finalizada la legislatura, Sonia Gumpert no se presenta a la reelección, gesto inusual. Ha sido un ejemplo de Decana con un saber estar, una capacidad de sacrificio, entrega, desinterés y generosidad que han hecho de estos años, posiblemente, los de mayor avance de la profesión y los de mayor acercamiento del Colegio a los colegiados. Atributos todos ellos que también han sido reconocidos por el Ministro de Justicia con la Cruz Distinguida de 1ª Clase de San Raimundo de Peñafort.

Soy “Sonista” porque Gumpert ha sabido presidir un Colegio para todos.

Numerosos abogados se autodefinen “Sonistas” y yo me encuentro entre ellos. Soy “Sonista” porque Gumpert ha sabido presidir un Colegio para todos. Ha conseguido la unión de toda la profesión y los logros alcanzados son el reflejo de una forma de hacer Colegio.

¿Votar a Javier Íscar es continuismo? Sí, lo es. Es votar por consolidar un cambio exigido a gritos hace cinco años y representarlo como futuro decano es un orgullo. Si eres abogada o abogado madrileño, tú decides, tu voto decide. No dejes que voten ni decidan por ti. Nos jugamos demasiado. Nos jugamos el Colegio que tú quieres.

 

Share This

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *